martes, mayo 07, 2013

Una plaza de la que no recuerdo el nombre

La última vez que nos vimos fue un sábado. Por supuesto yo no sabía que esa iba a ser la última vez. Nos pasamos largas horas hablando de poesía, matemática, literatura, viajes, música o cualquier otra cosa. Si hay alguien en el mundo con quien puedo mantener extensas charlas de casi cualquier cosa y en casi cualquier lugar, es con ella.

De este sinfín de temas pasamos a temas personales y, de pronto, sentí que perdió el interés en la charla. Yo seguía hablando, hablándole, diciéndole de una u otra forma que la amaba, pero vi sus ojos y supe, sin lugar a dudas, que ella sentía terror de decir palabras frías o duras.
Se puso seria. No todas las mujeres son lindas todo el tiempo. Algunas mujeres tienen que sonreír para estar lindas. Otras tienen que llorar. Pero en el caso de ella, su verdadera belleza sólo resplandecía cuando se ponía seria; quizás porque cuando no era así sus ojos parecían demasiado suaves, su boca demasiado inocente. Pero cuando la determinación la iluminaba, era como una visión, y cualquiera que estuviera a su lado, en este caso yo misma, no parecía más que una "acompañante" para ella; una entre miles, cualquiera. Se puso sería, decía, y entendí que no quería lastimarme. Creo que a sus ojos, y a pesar de mis treinta y siete años, seguía siendo una adolescente ansiosa por agradar. Y quizás tuviera razón.
Le hice una propuesta. Fue casi un manotazo de ahogado porque empezaba a darme cuenta en dónde iba a terminar nuestra conversación y no quería llegar a ese lugar. Ella no respondió. Me miró y volvió a sonreír. Había una dulzura y un coraje tal en su mirada que me sentí conmovida y aún más triste que antes.
De repente la besé y ella se abandonó por completo a mí, pero su abandono fue como si se obligara a ello, como si tuviera que amarme, como si tuviera que encontrarse conmigo en la mitad del camino.
No importaba que la gente nos estuviera mirando ni que mis manos temblasen mientras la abrazaba. Lo importante era que, aunque me quería mucho, no era suficiente y le dolía no quererme más.
La solté y la miré, hizo una pequeño gesto. Reconocí aquella imperceptible contracción en su mirada y comprendí, entonces, que la había perdido; y, al mismo tiempo, ella supo, quizás porque me conocía tanto, que había llegado a ese nivel de comprensión.
Abrió la boca como para decir algo, alguna disculpa, alguna explicación, no lo sé y nunca lo sabré porque puse un dedo sobre sus labios y le dije que no era necesario. Cerré los ojos tratando de tragarme el dolor, de no llorar, lo último que quería ver en sus ojos era culpa. No había culpa posible, cuando algo no tiene que ser, simplemente no es, cuando el amor no es suficiente, bueno, no lo es y eso no es culpa de nadie. Di un paso atrás, respiré hondo, la miré, sonreí y dije adiós.
La dejé parada en medio de la gente en una plaza de la que no recuerdo el nombre y no miré atrás. Eso fue un sábado, esa fue la última vez que nos vimos aunque yo no supiera que iba a ser la última vez.

12 comentarios :

Anónimo ,  7 de mayo de 2013, 15:53  

Y buena.

Auskalo

Anónimo ,  7 de mayo de 2013, 21:09  

Bello. Adoro tus textos acerca del desamor, ficción o realidad es lo de menos.

Gerchu ,  8 de mayo de 2013, 1:42  

Querida amiga:

Cuando usted y yo, en apenas dos semanas, estemos compartiendo ese demorado almuerzo, o esa caminatita para hacer tiempo y apoderarnos de un cafecito, va a entender por qué usted, Gaby, me ha hecho llorar hoy.

La quiero, y mucho. Como siempre.

Ger.

Missie 8 de mayo de 2013, 15:36  

Ficción que puede ser la realidad de cualquiera...

Y...Mucho más que muy buena... :)

(..."Lo importante era que, aunque me quería mucho, no era suficiente y le dolía no quererme más."... Si no fuera ficción, le diría, Aguirre, que no era que la quería mucho, ni que le dolía no quererla más, sino, que no la Amaba.

Saludines y abrazos.



Gabriela 9 de mayo de 2013, 3:05  

Anónimo: Desamor. Sí. Tal cual.
De eso sé, se ve.
Besos.


Gerchu: Bueno, dale, explicame.
¿Qué hago? ¿No escribo más?
También te quiero, putazo.
Besos.


Missie: Sí, absolutamente puede ser la realidad de cualquiera.
Y es autorreferencial, eso es claro, como casi todo.
Y tiene razón, no me amaba. Y cuando no te aman, Missie, no te aman.
Besos.

Gerchu ,  9 de mayo de 2013, 21:21  

Gaby:

Claro que le contaré, pero es sólo para sus oídos. En una de esas, usted después lo reelabora y hace otra bella pieza con eso.
Y también la quiero, Gaby, también la quiero.

besos.

Ger.

Anónimo ,  10 de mayo de 2013, 8:11  

Me dio!! Y también llore...
Gracias. Sol

Gabriela 13 de mayo de 2013, 13:29  

Gerchu: Bueno, dale, te tomo la palabra.
Besos!


Sol: Nahh... no llore que no hay motivos.
Besos.

CJ - Al desnudo 17 de mayo de 2013, 15:55  

Aunque ficción, pues se asemeja mucho a mi realidad, tal cual pasó con mi última relación, si te la hubiera contado, mejor no la pudiste describir.
No comento seguido, pero es un gusto leerla.

Gabriela 17 de mayo de 2013, 16:55  

CJ -Al desnudo: Gracias, CJ, la próxima me cuenta y publicamos libro!
Besos.

Publicar un comentario

Bueno, llegaste hasta acá... ahora: ¡comentá!

Música

Abel Pintos Adele Adriana Varela Aguilar Alanis Morissette Alejandro Filio Alexander Rybak Amanda Miguel Amy Winehouse Ana Belen Ana Carolina Ana Prada Andres Calamaro Ani DiFranco Anne Sofie von Otter Annie Lennox Arnel Pineda Bach BB King Beyonce Billy Taylor Bjork Brandi Carlile Bruno Mars Capital Children's Choir Carlos Varela Caro Emerald Cee Lo Green Celine Dion Celso Fonseca Chango Spasiuk Chiara Civello Concha Buika Cuarteto de Nos Cyndi Lauper Cziffra David Bowie Dick Hyman Die 12 Cellisten der Berliner Philharmoniker Eduardo Rovira Eilen Jewell Elliot Smith Elvis Costello Enrico Pieranunzi Enrique Iglesias Eugenia Leon Felix Mendelssohn Fernando e Sorocaba Fiona Apple Flores Francesca Ancarola Francisca Valenzuela Frank Sinatra Georgina Hassan Gillespi Glee Hillsong Horowitz Idina Menzel Indra Mantras Ingrid Michaelson Ismael Serrano Jacques Loussier Jane Monheit Jessie J. Jewel Jō Hisaishi Joan Manuel Serrat Joaquin Sabina John Mayer John Pizzarelli Jorge Drexler Jorge Fandermole Josh Groban Juan Carlos Baglietto Juan Quintero Julieta Venegas Kate Nash Keane Kelly Clarkson Kevin Johansen Lady Gaga Laura Simó Leonard Cohen Les Petits Chanteurs de Saint-Marc Ligia Piro Liliana Felipe Liliana Herrero Lily Allen Lisandro Aristimuño Lissie Los Vazquez Sound Lou Reed Lucie Silvas Luna Monti Madonna Marc Anthony Mariel Trimaglio Marisa Monte Mary J. Blige Matisyahu Melendi Melissa Etheridge Michael Jackson Miguel Bose Morcheeba Morelenbaum Morrissey Mstislav Rostropovich Nick Cave Nina Simone NTVG Olivia Ong Pablo Alboran Pablo Casals Paolo Fresu Paquita la del Barrio Paramore Pauline Croze Pedro Guerra Perota Chingo Phil Collins Pink PJ Harvey Prince Rachmaninoff Radiodervish Regina Spektor Ricardo Montaner Rodolfo Montironi Rosana Roxana Amed Rufus Wainwright Sanders Bohlke Sandra Mihanovich Sara Bareilles Selah Sue Sesame Street Shakira Silvio Rodriguez Siobhan Pettit Sixpence None The Richer Smash Mouth Sui Generis Sulic and Hauser Tan Bionica Tchaikovsky The Audreys The Beatles The Jolly Boys Travis U2 Valeria Lynch Vanesa Martin Violoncello Volodos Whitney Houston Wim Mertens Wisin y Yandel Zaz

Archivo

El principito -al azar-

Rayuela -al azar-

  © Blogger template AutumnFall by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP   

Real Time Analytics