domingo, diciembre 29, 2013

Lo que the bunnies do

Ocho de la mañana y abro los ojos en casa de mi hermana. La puerta está abierta así que asumo que la gorda ya se levantó. Debajo de la mesa (duermo en el comedor) veo al Lobito (el perro de mi hermano), debajo del mueble de la compu veo a la Princesa (la perra de mi hermana), a medio metro de mi cama veo a Rodrigo (el gato blanco y de tres patas de mi hermana) y encima de Rodrigo veo a un conejo blanco haciendo movimientos pélvicos. Alto. ¿Un conejo? Nahhh..., todavía estoy dormida. Cierro los ojos y los vuelvo a abrir, si resulta que ahora el conejo saca un reloj y dice que está retrasado voy solita y me encierro por propia voluntad en algún neuropsiquiátrico.
Efectivamente hay un conejo haciendo lo que the bunnies do con el gato. El gato no está muy feliz y se queja, el conejo ni se entera. Me pregunto si lo confundió con otro conejo sólo porque como le falta una patita de atrás Rodrigo salta cuando camina. Me digo que es un conejo boludo si lo confundió con otro conejo, el gato no tiene orejas largas y tiene cola, o es boludo o es miope o simplemente es un conejo a favor de la diversidad familiar. El gato se ve que se harta y se va enojado. El conejo lo sigue.
Esto sólo puede suceder en los joseses.




(Aclaración: el conejo es propiedad de unos vecinos, pero se ve que tiene vía libre para pasearse por todos lados, está enamorado de todos los gatos de la casa, en cuanto lo ven, salen todos corriendo a refugiarse a lugares altos)

Read more...

Por las dudas...

- ¿Qué grabamos en las alianzas? - me pregunta ella.
- No tengo idea. ¿El nombre y la fecha?
- ¡Qué originalidad!
- Bueeenoooo... ya sé, en la tuya ponemos "¡volvételo a poner!"
- ¿Para qué?
- Porque si lo estás leyendo es que te la sacaste y si te la sacaste esa frase te recuerda lo que tenés que hacer.
- Pero si la pongo en el bolsillo no lo leo... - arriesga haciéndose la graciosa.
- Entonces mejor no le grabamos nada, pero a la tuya le pongo La Gotita.

Read more...

domingo, diciembre 22, 2013

Leave me alone

Si hubiera conocido a Alexander Rybak antes, hubiera dedicado esta canción unas cuantas veces. Enjoy!

Read more...

Luz

Segundo día sin luz en casa y nos disponemos a cenar en el patio. Ella prende una vela y me dice:
- No te podés quejar, dos días seguidos cenando a la luz de las velas y de la luna.
Y luego de la cena agarramos los colchones, sumergimos a las nenas en repelente y nos dormimos mirando las estrellas.




(Igual me cago en Edesur, una cosa no cambia la otra)

Read more...

sábado, diciembre 21, 2013

Pero

Una de las palabras que más odio del castellano es "pero" (y sus sinónimos, claro), porque toda afirmación que lleva un pero detrás es una forma de cobardía.
"Te amo, pero..."
Pero un soto. No hay nada que justifique ese pero porque estaríamos mezclando dos temas completamente distintos. "Te amo, pero no voy a permitir que ordenes mis cosas" ¿WTF? ¿Qué tiene que ver el culo con la plasticola? "Te amo, pero mejor nos tomamos un tiempo para pensar las cosas", WTF al cubo. Así que, zoquetes del mundo, digan lo que quieran decir sin poner el "te amo" delante para suavizar lo siguiente, no es necesario, confunde y es molesto.
"Me gustaría pensar distinto, pero lo cierto es que..."
Lo cierto es que no te gustaría pensar distinto un cuerno, lo cierto es que, de hecho, pensás como pensás y creés que si lo suavizás con un "me gustaría otra cosa" va a cambiar la imagen del orto que tenemos de vos. Te aviso para que lo vayas sabiendo: no cambia. Es más, además te creemos un cagón por no exponer lo que pensás directamente le importe a quien le importe.
"Nos llevamos bien, pero a veces..." 
Otra vez. Co-bar-de. Decí que nos llevamos para el orto la mayor parte del tiempo y listo, ¿cuál es el puto problema?
"Quise llamarte el otro día, pero justo..."
Justo, justo te abdujeron los aliens para someterte a experimentos neurológicos y así quedaste, está bien, lo entiendo. Se prefiere, de todas formas, el "me olvidé de llamarte" porque ¿adiviná?: ¡no pasa nada!
"¡Me encantan los perros!, pero el tuyo es..."
El mío es un perro, un perro como esos que decís que te encantan, que tiene cola y la mueve, cuatro patas y corre, y ladra, sí, a vos te ladra porque no le gustás un soto, y si te encantan los perros te encanta mi perro, por muy rompepelotas que sea. Y si no, no te gustan y está todo bien. De todas maneras él llegó primero así que acostumbrate a su presencia porque cuando vos te vayas él todavía va a estar conmigo así que ¿imaginate a quien elijo de los dos?
"Ese vestido te queda bárbaro, pero tiene demasiado escote"
¿Me queda bien o no? Decidite. ¿El hecho de que tenga demasiado escote hace que me quede mal? Esperá, reformulo: me chupa una fábrica de huevos con todas sus gallinas dentro lo que pienses de mi vestido, ¿tamos?
"Me gusta que seas organizada, pero eso que hacés es una exageración"
No. Todo orden es una exageración en sí misma. Y yo no soy ordenada, tengo un puto TOC así que no me cambies las cosas de lugar porque me broto y empiezo a golpearme la cabeza con las manitos. Y, para dejar clara la idea, no te gusta que sea organizada o no tendrías nada para decir.
"Eso que cocinaste está riquísimo, pero quizás te pasaste un poco con la pimienta"
Entonces no está riquísimo, está picante, que no es lo mismo. Acepto las críticas constructivas, así que no des más vueltas y decilo de una vez.
Es decir, cualquier cosa que se diga antes que la palabra "pero" no vale un cuerno, así que ¿para qué decirlo?

Y se me ocurren doscientos ejemplos más, pero seguro a ustedes también, así que pueden dejar sus propios ejemplos en el cosito ese que dice "comentar".



(Mi mujer, muy amablemente, me avisa que 
si no cambio la palabra "abducieron" por "abdujeron" 
me voy a comer la gastada del año. De ella, probablemente.
Así que: listo, la cambié, sos libre de gastarme hasta año nuevo,
pero conste en actas que el otro día dijiste "escribido")

Read more...

Soy el Grinch

- Hay que armar el arbolito, cielo - me dice ella la semana pasada.
- Nahhhhh...
- Sí.
El Grinch, la descripción para Gerchu, abajo.
- Ufa.
- Acá hay uno grande.
- Ni en pedo. Si no queda otra que armarlo, compramos uno chiquito para poner arriba del mueble. Tenemos tres gatos y tres niñas menores de tres años, va a durar lo que un pedo en un canasto.
- Podemos poner luces en la ventana..., mi mamá ponía luces en la ventana.
- Mi mamá también, tiene un reno de luces...
- ¡Un reno! ¡Qué lindo!
- ¿Dónde viste un reno vos? En esta parte del mundo no hay renos. Además, un reno, por el amor de Buddha... Olvidate: ni renos, ni estrellas, ni luces en ninguna ventana.
- ¡Qué poco espíritu navideño!
- Ajá, soy el Grinch.



Descripción de la foto y del personaje para Ger: El Grinch es un personaje de ficción creado por Dr. Seuss. Es un bicho de forma humana (entendiendo por esto que camina erguido sobre dos piernas) verde manzana, peludo, flaco, de piernas y brazos largos, pero con panza redondita, que odia la navidad, al menos en la película que se hizo en el 2000. Siempre está malhumorado, siempre tiene cara de gruñón. Fijate si la peli está en audio para informarte mejor, pero no esperes una obra maestra del cine. Conste que avisé.

Read more...

lunes, diciembre 09, 2013

El Apocalipsis un poroto

Este domingo me traje unos muebles que tenía en mi casa de los joseses y, como no podía ser de otra manera, unos cuantos libros. Los acomodé en la biblioteca y después fuimos a cambiar la cama. Fuimos y vinimos ordenando. Cuando vuelvo del lavadero la encuentro paradita frente a la biblioteca poniendo y sacando libros.
- ¿Qué estás haciendo? - le pregunto.
- Ordenándolos por tamaño, gorda.
- ¿Por tamaño, pero dentro del mismo estante, no?
- No, por tamaño según donde entren.
- Oh, dios.
Me acerco y la veo poner, prolijamente, un libro de Maitena (sí, Maitena, no es mío, conste en actas) entre los dos tomos del Peronismo de Feinmann.
- No, no, no, no. No. ¡Me los mezclás todos, gorda! ¡No voy a encontrar nada! Además, ¿Maitena entre los dos Feinmann? Eso me hace mal a la cabeza. Feinmann se debe estar cortando las bolas y cosiéndoselas con una aguja oxidada.
- Le mandamos a un psicólogo.
- No, gorda, en serio, así no. Ordenalos por tamaño si querés, pero dentro del mismo estante...
Me mira y no me dice nada.
- Me hace mal eso que estás haciendo. Se me pianta un lagrimón.
- ¿Querés un antidepresivo?
- Sí.
- ¿Estás muy mal?
- Sí.
- Bueno, yo te prometo que cuando traigas el resto de tus libros y armemos las otras bibliotecas, te dejo ordenarlos como quieras, pero ahora tienen que quedar medianamente estéticos.
- Bueno... 

Maitena entre Feinmann, Spinoza entre Neruda, Foucault entre Saramagos. El Apocalipsis se llama Maru ordenando mi biblioteca.

Read more...

domingo, diciembre 08, 2013

De copas

Conversación entre Tata y su madre.

- Tata, ponete las crocs que nos vamos al super.
Tata mira a Meme y le dice:
- Dale, Meme, apurate ¡que nos vamos de copas!

Read more...

sábado, noviembre 30, 2013

La Vieja Emilia

Volvió la vieja Emilia y compró sus tres empanadas de costumbre (luego de quejarse por el precio).
Sonamos.

Read more...

jueves, noviembre 28, 2013

Justicia del universo

Tres mujeres en la cocina. Meme está viendo videos en youtube. Juli está intentando asesinar al mordillo. Yo estoy jugando Farm Heroes Saga en Facebook.
Uno. Dos. Diez minutos. Lo único que se escucha es el grito de los bichitos del juego cuando caen. ¿Y Tata? Demasiado silencio. Demasiado silencio en Tata implica lío seguro.
Me levanto y voy al dormitorio de las nenas para encontrarme con dos millones quinientos mil copos de cereales de chocolate desparramados por el piso, más otros tantos papelitos que prolijamente recortó y también desparramó.
La reto. La reto con la amenaza de que el próximo quilombo era merecedor de rincón. Sobre todo porque había sido un día particularmente quilombero de Tata.
No me dice nada.
Vuelvo a la cocina. Me preparo para cocinar. De vaga nomás no compré brócolis en la verdulería y uso los congelados. Intento abrir el paquete sin tijera. Estiro, estiro, estiro, estiro... brócolis que vuelan por toda la cocina. Hay brócolis hasta en la cabeza de Juli. Meme me mira. Se ve que puteo en voz alta porque viene Tata y me pregunta:
- ¿Qué pasó Gabi?
- Se cayeron los brócolis.
- No pasa nada, los levantamos.
Y me ayudó a juntar brócolis de todos lados.
Justicia del universo, que le dicen.

Read more...

sábado, noviembre 23, 2013

Notting Hill





Amamos (ella y yo) esta película.


Para Germán: Foto 1: Escena final de Notting Hill. Hugh Grant y Julia Roberts en un banco de un jardín, él lee mientras ella está acostada sobre su falda embarazadísima. Manos entrelazadas.
Foto 2: Escena en la librería de él, ella va a decirle "soy sólo una chica pidiéndole a un chico que la quiera" y él, que es un zoquete, le dice que no (obvio, después se arrepiente porque... ¡hay que decirle que no a Julia, eh?!).



She

Read more...

viernes, noviembre 22, 2013

¿Dislexia?

Hay un poema de Salinas que comienza con el siguiente verso:

"De entre todas las cosas verticales..."

Siempre lo recuerdo como:

"De entre todas las formas verticales..."

Y lo leo como:

"De entre todas las alfombras vegetales..."


Read more...

Tolerancia cero

Ordenando (o tratando de) el cuartito de las porquerías encontramos libros.
- Hay que ver bien qué nos quedamos y qué no porque ahí hay libros de mi madre... - me dice Maru.
- Los libros no se tiran - repondo.
- Eso lo decís porque no viste los títulos.
Empiezo a separar. Coelho, Bucay, dos millones quinientos mil de autoayuda, algunos de poesía, dos o tres novelas que no leí. Separo en dos pilas.
- Estos se quedan - le digo señalando la pila más pequeña.
- Bueno.
- Y estos se tiran. Ni pienses en donarlos a ninguna biblioteca, no se le hace eso a la gente, a la basura directo - y no agregué, pero debería haberlo hecho: "mejor quemalos, para estar seguras...".

Ni tengo que explicar cuáles fueron a esa pila, ¿no?

Read more...

domingo, noviembre 17, 2013

Problemas de espacio

Un montón de libros puestos así nomás. Y no, no son míos.
- Mi amor, me parece que no van a entrar todos tus libros... - me dice Maru.
- ¿Cómo que no?
- Y no. ¿Dónde los querés meter?
- Bueno, después compramos algunas bibliotecas.
- Y las ponemos, dónde...
- No sé, al lado de la chimenea.
- Ahí va el acuario.
- Bueno, no sé, ya veremos.
- No entran, Gabriela.
- ¡Bueno! Pero de alguna u otra manera van a tener que entrar.
- ¿Y si dejás de leer?
- Eso y pedirme que me tire en zunga desde el obelisco agarrada a un paragüas es lo mismo, sabelo.

Read more...

sábado, noviembre 16, 2013

Mepa...

... que si junto todos los encendedores que hay en mi casa de los joseses y los vendo me puedo comprar un autito o, al menos, dar un adelanto del 90 por ciento.
No sé, digo, se pronto, me parece.

Read more...

jueves, noviembre 14, 2013

Odiamos, parte I

Hace rato que no hago una lista de nada y bastante más todavía que no hablo de las cosas que odio, así que ahora aprovecho y hago una lista de cosas que odio, pero como son muchas voy a comenzar con un tópico y después veremos lo que sale. El tema de hoy son: Personajes Infantiles porque me rodean últimamente.
En principio voy a hablar de los de mi propia infancia y después atacaremos a los actuales. Ahí va:

1.- Odio terriblemente al Chavo del Ocho (o del 8, no sé cómo carajo se escribe si con números o con letras). No me parece gracioso que el pibe sea pobre, no me parece gracioso que tenga hambre, no me resulta para nada gracioso que viva en una especie de tonel y que nadie lo lleve a su casa. No me pareció gracioso en la infancia y tampoco ahora. Un horror él y todos sus otros personajes.
2.- Idem Carlitos Balá. No me convenció nunca, no le creí nada y odié hasta su corte de pelo. Me daba pedófilo el tipo, qué sé yo.
3.- ScoobyDoo era odioso. Y cagón. La rubia estaba de relleno, porque siempre tiene que haber una rubia linda de relleno en cualquier lado, parece. El rubio era puto, lo que no estaba mal, claro, lo que estaba mal era que estuviera tan enclosetado
4.- Campeones era irreal, o los pibes corrían a 200 km por hora y la cancha tenía 300 km de largo. Un partido duraba doscientos tres millones de capítulos y cuando saltaban a cabecear llegaban hasta Marte. Lo miraba mi primo y yo con él porque en casa había una sola televisión y, o llegábamos a un acuerdo, o nos matábamos.
5.- Los Ositos Cariñosos era idiotas. Todos ellos. Y lo siguen siendo, por lo que vi últimamente.
6.- Popeye, por el amor de Buddha, se peleaba todo el tiempo con el otro, el grandote barbudo, por Olivia, ¿qué le veían a Olivia, eh?
Los de ahora tienen un poco más de onda, excepto todos los que, se supone, son interactivos y hacen preguntas a la pantalla esperando que los niños contesten ("¿Me ayudas a buscar la flor dorada para despertar a Pluto?", no, buscala vos solito, zapato).
7.- De Mickey odio su voz de pito y esa manía de llevar como toda ropa, pantalones y guantes. Guantes. No entiendo lo de los guantes.
8.- De la Princesita Sofía odio su lelez al extremo de querer zamarrearla por... lela, justamente. Igual, nobleza obliga, a veces la veo.
9.- Olivia me parece el colmo del egocentrismo. Para chanchos, Peppa.
10.- A Clarilú la mataría de a poquito y con muchísimo dolor. Que alguien le diga que está sobreactuada y que no resulta ni siquiera "tierna" sino más bien "idiota".
11.- Idem a los dos pelotudos de Playground, esos merecen la muerte por fragmentación milimétrica de cada uno de sus doscientos seis huesos.
12.- Jake y los piratas de la tierra de nunca jamás es interactivo y odioso. ¿Y dónde está Peter Pan? Nunca Jamás sin Peter Pan no es Nunca Jamás. He dicho.
13.- Ponele que el re choto Sapo Pepe zafe, las que no zafan ni un poco son las dos idiotas que se hacen llamar "las Pepas", a esas, lobotomía con dos cables pelados.

Read more...

miércoles, noviembre 13, 2013

Así que no comparen, please.

«Harry Potter trata sobre la amistad, sobre el valor, sobre auto superarse constantemente y superar los obstáculos que nos impone la vida. Crepúsculo solo trata sobre lo importante que es encontrar novio».

Stephen King

Read more...

martes, noviembre 05, 2013

La palabra mágica

Estoy planchando tres kilómetros y medio de ropa. Tata se acerca con su plancha y quiere planchar también.
- Tata, andá a planchar a la mesa de living.
- No, plancho acá.
- No se puede acá, está todo lleno de ropa.
- Me gusta acá.
- Tata, agarrá ese pantalón y andá a planchar a la mesa del living -insisto.
- Decí "por favor", decime "por favor".
- Por favor, Tata, ¿vas a planchar a la mesa del living?
- No, plancho acá.

Read more...

sábado, noviembre 02, 2013

Encuesta

Abajo del cosito ese que tiene un mundito girando y que dice cuánta gente online hay en este momento, puse una encuesta para ver qué cuento debería desmitificar.
No sean vagas (y vago, por Germán) y voten que no me puedo decidir.
Gracias.


P.D.
A Germán se le permite votar en este post.

P.D.2
Cambié la encuesta de lugar porque a Germán se le complicaba y ahora agrego acá las opciones para los que no pueden usar el encuestador ese de blogger.

- Alibaba y los 40 ladrones.
- Bambi.
- Barba azul.
- El flautista de Hamelin.
- El gato con botas.
- El león y el ratón.
- El patito feo.
- El sastrecillo valiente.
- El traje del emperador.
- Juan sin miedo.
- La cigarra y la hormiga.
- La liebre y la tortuga.
- La princesa y el frijol.
- La vendedora de cerillas.
- Los tres cerditos.
- Peter Pan.
- Pulgarcito.
- Rapunzel.
- Ricitos de oro.

Read more...

viernes, noviembre 01, 2013

Mascotas

Tata, Meme y yo nos vamos al kiosco caminando. El kiosco queda a la vuelta, serán, como mucho, ciento cincuenta metros, pero la idea y vuelta nos lleva algo así como veinticinco o treinta minutos porque vamos acompañando el pasito de Meme que, con su año y medio, todavía es un poco inseguro.
Tata me dice:
- Tata quiere un elefante rosa bebé.
A veces habla en tercera persona. En mi imaginación veo al elefante en el patio jugando con agua y, luego, cuando ya no es más bebé, no pudiendo ni girarse. Rompiendo paredes, aplastando a los gatos, todo con Tata subida al lomo. Le digo:
- Bueno.
- Y Meme quiere un cocodrilo - agrega.
- Y tu mamá quiere una pitón bola, así que por ahí es más fácil que nos mudemos al zoológico - respondo.

Parece que el gusto por mascotas exóticas se hereda...

Read more...

jueves, octubre 31, 2013

Back it up


Mi nueva obsesión, Caro Emerald, gracias a Wanda que me la presentó.

Read more...

Legado

Ella y yo tomando mates. Dos de las tres peques viendo vídeos en youtube (la restante peque durmiendo la siesta). Están viendo a Piñón Fijo cantando no sé qué cosa de dejar el chupete cuando ella le dice a Tata:
- ¿Viste? Dice Piñón que hay que dejar el chupete.
Tata la mira, mira la pantalla de la compu, toca su chupete y dice:
- ¡Me cago en Perón!





Que, como todos sabemos, es mi insulto favorito. Ella me miró y me dijo "es lo único que me faltaba..."

Read more...

martes, octubre 29, 2013

Ley de Medios

¡Tomáaaaaa!!!!!!!


Read more...

sábado, octubre 26, 2013

Auto

Feliz cumpleaños para mí.

Read more...

domingo, octubre 20, 2013

Aladino y la lámpara maravillosa

Primero, como siempre, un resumen: Aladino vivía en Oriente Medio y cuando murió su padre, su madre tuvo que trabajar todo el día dejando que el pibe se criara solo en la calle sin un oficio. Un día se encuentra con un viejo que le dice que es hermano del padre y se lo lleva para darle un trabajo en la India. En el medio del viaje, el viejo lo manda a buscar una lámpara de un pasadizo secreto, pero no lo quiere ayudar a salir y prefiere cerrar la puerta del pasadizo con Aladino dentro. El pibe descubre primero al genio del anillo y luego al genio de la lámpara y lleva riquezas a su madre para no ser más pobres, hasta que un día ve pasar a la hija del Sultán y manda a su madre a pedir su mano. El sultán dice que sólo le concederá la mano si hace un castillo para el día siguiente lo que le resultó fácil puesto que se lo pidió al genio y listo. El supuesto tío se entera de que Aladino no la palmó en el pasadizo y viaja para recuperar la lámpara, lo que logra, y luego le pide al genio que agarre el palacio y a la princesa y los lleve a Africa. El Sultán sospecha de Aladino cuando desaparece su hija y le dice que le perdona la vida si la trae antes de cierto tiempo. El pibe la va a buscar con el genio del anillo, la encuentra, la rescata, mata al viejo y vuelve y viven felices y comen perdices.

Antes que nada, le hablo a la madre: Existen guarderías, hija de puta. Si no tenés plata para pagarla, siempre una amiga puede cuidarte al pibe, si no tenés amigas, dejame que desconfíe. Otra cosa: la educación es gratuita en todos lados, al menos la primaria y secundaria, eso es universal. Si dejaste a tu pibe en la calle, en este blog no te queremos ni un poquito así, que se sepa.
En fin, el pibe se cría en la calle "sin oficio". O sea, boludea todo el día. En uno de esos días en que estaba boludeando se encuentra con un tipo que le dice que es el tío, o sea, el hermano del padre.
¿Nadie te dijo, nene, que no se habla con extraños? No, nadie. Ni la madre ni nadie en la calle, bueno, dale, pero así es como pasan las cosas que pasan y que salen en los diarios todo el tiempo. El viejo te dice que es tu tío y ¿vos le creés? Sí, le creés, pero no sólo le creés, ¡lo llevás a tu casa! ¿estás loco? ¿y si era un asesino serial?  ¿y si le gustaba sodomizar madres que trabajan todo el día y dejan a sus pibes en la calle? Bueno, no era, pero casi.
El viejo pseudo-tío va a la casa y ve que no tienen para comer, les da unas monedas, les dice que es rico y que se quiere llevar a Aladino a la India para ponerle una tienda de telas. Ahí ya tendría que haber desconfiado, este tipo no es musulmán, es judío. La madre, de todas formas, lo deja ir con este señor que-no-le-consta-que-sea-hermano-del-difunto-marido. ¡Y aunque le constase! ¿Qué onda, vieja, le das a tu hijo a cualquiera que diga cualquier pavada?
La cosa es que ambos, el viejo y Aladino, se van. Viajan hasta la noche y se detienen a descansar. El viejo le pide al pibe que junte maderas para hacer fuego y cuando lo prenden, empieza a decir palabras mágicas (así dice el cuento) y del fuego surge una puerta.
El viejo, que no sabemos si era realmente el tío o no (en el cuento no dice que no lo fuera), pero que seguro seguro era mago, le pide al pibe que abra la puerta, baje, atraviese un jardín y que, al final, encontraría una lámpara de aceite, que se la traiga.
Nos vamos a detener un poco acá. Si yo voy viajando con un viejo que no conozco, si el viejo prende un fuego, si del fuego sale una puerta y el viejo osa pedirme que baje por esa puerta, primero de todo, ni en pedo, segundo llamo al escuadrón antibombas, o a Indiana Jones que seguro sabe qué hacer en estos casos y está más capacitado que yo para bajar por puertas que se abren desde el fuego, y, tercero, ¡hola! ¡es obvio!, el viejo aprovechó cuando el pibe no veía y hechó unos polvos alucinógenos en el fuego y ahí podían ver puertas, barcos, castillos y hasta elefantes rosas bailando la conga si se concentraban. 
La cosa es que Aladino baja nomás por la puerta y encuentra la lámpara y dentro de la lámpara un anillo que se pone, eso en mi país se llama hurto, además de piedras preciosas que colgaban de arbustos, eso en mi país se llama hurto reiterado y, si sos pobre, está penado con cárcel de uno a cinco años. Cuando vuelve, le pide ayuda al viejo para salir del pozo, pero el viejo no quiere. ¿Ven? Esta parte no la entendemos. Si el viejo quería la lámpara tan imperiosamente, si no se animaba a bajar él por el motivo que fuera, si lo manda al bobo éste y el bobo va y la trae, ¿por qué no lo ayuda a salir para tener lo que quería? Yo les digo porqué: porque si lo ayudaba el cuento se terminaba ahí. Igual el punto es que no lo ayudó y prefirió cerrar la puerta a dejarlo salir. Aladino se queda adentro a oscuras y empieza a hacer frío, entonces se frota las manos para darse calor y del anillo sale un genio que le dice que hace lo que quiera (Aladino, no el genio). El pibe pide que lo lleve a la casa de su madre y ahí estuvieron en un segundo, pero cuando llega y le cuenta a la madre todo lo que pasó, lo único que la vieja dice es que no tiene plata para la comida.
¡Vieja egoísta de mierda! Tu hijo, tu único hijo, casi la palma encerrado por un tipo en un pozo mágico y vos en lugar de indignarte, llorar, putear por confiada, ¡algo que demuestre que tenés sangre en las venas y que no te chupa una fábrica de huevos todo!..., no, le dice al pibe, como si el pibe pudiera hacer algo: "no tengo plata para la comida, fijate lo que hacés". El genio del anillo sólo lo podía trasladar de un lugar a otro así que decidieron vender la lámpara que Aladino había traído consigo.
Acá tampoco entendemos. Si el genio del anillo lo podía trasladar a cualquier lado, el pibe hubiera pedido que lo traslade a algún campo sembrado, a algún almacén, ¡al puto paraíso de las hamburguesas y listo! Pero no, deciden vender la lámpara, lo que habla mucho y mal de sus capacidades cognitivas porque ¿cuánto vivís de la venta de una lámpara vieja? Y cuando la empiezan a limpiar sale otro genio que dice que es el esclavo de la lámpara y que obedecerá cualquier cosa. Obvio que el pibe será boludo, pero no tanto y a partir de ahí el cuento avisa que nunca les faltó nada, pero como nunca nada es suficiente un día, paseando, vio pasar a la hija del Sultán quien, dice el cuento, "lo enamoró con sólo una mirada".
¿Cómo se enamora a alguien con sólo una mirada? ¿Cómo se mira a alguien para enamorarlo? No, con ganas no, con ganas sólo te lo llevás a la cama, nada de amor. Pero el cuento dice que "lo enamoró". Para mí que quieren suavizar lo evidente. Y lo evidente es que la minita ésta era la hija del Sultán que era mucho Sultán, mucho Sultán, pero que no tenía un mango, que los acreedores lo estaban persiguiendo, que tenía embargado el palacio y hasta el turbante, que la deuda externa crecía como en el 77 y que, conociendo la suerte del pibe éste que de la noche a la mañana estaba forrado en guita, no tuvo mejor idea que decirle a su hija que se lo levantara para ver si se salvaba.
Aladino le pidió a su madre que llevase al Sultán las piedras preciosas que había recogido en el jardín y que le pidiese la mano de su hija.
Otra vez algo que no entendemos. Si el pibe había traído las piedras preciosas, ¿por qué no las vendió ni bien llegó en lugar de pensar en vender la lámpara? Otra vez contesto yo: porque también ahí se terminaba el cuento. Viven de lo que ganan de la venta de las piedras, el pibe se pone un locutorio con ciber y jueguitos online, nunca limpia la puta lámpara, que, de hecho, usa de pisapapeles, jamás conoce su secreto y colorín colorado este cuento se ha acabado.
En fin, la madre va a ver al Sultán, le da las piedras y el tipo le dice que le concede la mano de su hija (a Aladino, no a la vieja) sólo si el pibe construye un palacio antes de la mañana del día siguiente. Es obvio que el Sultán sabía que el chiquito éste en algo raro andaba sino no le pedía semejante huevada. El tipo quería asegurarse que, efectivamente, había guita ahí y que estaba a su disposición de "la noche a la mañana" como se diría en mi barrio.
Como todos y todas sabemos, el que construye el palacio es el genio de la lámpara y entonces el Sultán le concede la mano de la pibita, se casan y viven felices.
Podría haber terminado ahí, pero no. Resulta que el viejo que dejó encerrado a Aladino en el pozo mágico se entera que el pibe no la palmó nada y regresa a buscar su lámpara. Y se entera porque más que seguro que la noticia de que de un día para el otro apareció un palacio en el país no puede pasar desapercibida, seguro que hasta salió en el anuario de Guiness y todo. Hasta acá está claro que el viejo será todo lo hijo de puta que quieran, pero busca algo de "su" propiedad, ¿no? Y como sabe que ni en pedo el pibe se la devuelve, porque hay que ser muy idiota para devolver semejante cosa, compra lámparas nuevas y va pregonando por todo el palacio diciendo que las cambia por lámparas viejas.
La princesa se la cambia porque, evidentemente, Aladino no le dijo de dónde venía la guita temiendo, suponemos, que el Sultán se apodere de todo. Y si no le dijo eso, entendemos que ese matrimonio no era del todo feliz porque el pibito, ahora devenido en príncipe, no confiaba ni en su mujer ni en su suegro. De hecho tenía de amante al genio del anillo, pero esto no lo dicen en el cuento para no asustar a los niños con relaciones homosexuales prohibidas por la Santa Iglesia Católica y seguro que por Alá también.
Nuevamente en posesión de su lámpara, el viejo le dice al genio que agarre el palacio, la princesa y traslade todo a África (con él adentro, claro). ¿Por qué África? Porque le gustaba el clima y cazar elefantes, parece. Un hobbie como cualquiera.
Cuando el Sultán se entera, de puro perspicaz que es nomás, porque no hay muchas formas de esconder que desapareció un palacio con princesa adentro y todo, le dice a Aladino que le perdona la vida si antes de cuarenta días y cuarenta noches le lleva a su hija.
Claro, para casarla era "antes de mañana a la mañana tal cosa", ahora, para traérsela le da más de un mes. Divino el Sultán. Premio al padre del año.
Aladino va a África gracias al genio del anillo, encuentra a su esposa y le pide que medio lo engatuse al viejo. Suponemos que le dijo algo así como: "Ponete linda, transparencias, escotes, esas cosas que vos sabés, llamá al viejo, invitalo a un buen vino y cuando se descuide lo estrolo". Dicho y hecho, Aladino tiró al viejo por el balcón, recuperó la lámpara, llevó el palacio otra vez a Oriente y fueron felices y comieron perdices.
O sea, recapitulando. Aladino mata al viejo sólo porque quería su puta lámpara. No sólo eso, en toda la trama el pibe miente para que nadie sepa de dónde sale la guita. Básicamente estamos hablando de un ladrón y un mentiroso que es capaz de construir un palacio para la pibita sólo porque ésta le mostró media gamba en un paseo.
Nos preguntamos ¿tuvo que desalojar a mucha gente para construir su palacio? ¿a dónde fue a parar esa gente? ¿pagó la deuda del Sultán? ¿mejoró el nivel de vida del pueblo? ¿construyó escuelas gratuitas y obligatorias para que ningún pibe vuelva a estar "sin oficio"? ¿y guarderías? ¿y jardines de infantes?
En el cuento no dice nada de esto, así que asumimos que, una vez penetró en la crema y nata de la burguesía acomodada, se olvidó de todo lo que había sufrido y pasó a ser el peor capitalista del país.
No sé si hay moraleja. Mepa que no. O sí: "ladrón que roba a ladrón, tiene cien años de perdón".

Read more...

martes, octubre 15, 2013

Y el que avisa...

Mensaje de texto de ella mientras yo viajaba en tren hacia casa:

"Amor. Tiraron unos gatitos en la calle! Los llevamos a casa?"

La respuesta fue, como no podía ser de otra manera:

"Ni se te ocurra"

Primero porque "unos gatitos" me suena a siete u ocho y, segundo, porque ya habíamos quedado en que yo llevaba el que mi gata tuvo. Me contesta:

"Ya los traje, si los dejo en la calle los matan los perros. Perdón, pero me dan pena! Vamos a tener unos cuantos... Jajajaja! No me joden igual..."

Y así es como tenemos dos gatos bebés viviendo en casa. Oh dioses del Olimpo... Cedo en los gatos, pero de ningunísima manera cedo en una pitón bola. Conste que avisé.

Read more...

lunes, octubre 14, 2013

El punto a)

Entra un cliente al negocio. No sé su nombre, nosotras lo conocemos como "el hincha de Independiente" porque cada vez que viene, o cada vez que nos lo cruzamos por la calle, tiene puesto o bien la remera de su equipo, o la campera, o el pantalón, o una gorra o algo.
Pide algo para comer. Lo pide así "algo para comer".
- ¿Como qué? - pregunto.
- No sé. Algo. Estoy solo, no quiero cocinarme.
Le recito de memoria lo que tenemos. Me dice que quiere una pizza. Mientras mi hermana la prepara me dice:
- No tengo ganas de estar en casa.
- Mirá vos...
- Es que estoy solo y no me gusta.
- ¿Escuchás? Suenan violines me parece.
- Sos mala.
- Terriblemente.
- Tengo ganas de salir por ahí a tomar una cerveza.
- ¡Y salí!
- No, pero solo no me gusta.
- ¿Necesitás guardaespaldas? Te consigo uno barato-barato, mi hermano está al dope, eso sí, le vas a tener que pagar la cerveza.
- ¿Y vos?
- Nahhh... 
- ¿Por qué?
- Porque tenés tres grandes problemas. Problemas, por otro lado, irreconciliables conmigo.
- ¿Ah, sí? ¿Cuáles?
- a) Sos hombre. Ahí ya tenemos un problema ¿ves? b) Sos hincha de ese equipo nefasto y yo soy de la gloriosa Academia y c) Estoy comprometidísima. Ahora que lo pienso con el punto c) era más que suficiente, pero quise dejar clara la idea.
- Ahhh... ¿y él es de por acá?
- ¿"Él"? ¿No entendiste el punto a), no?

Read more...

sábado, octubre 12, 2013

Error 404: Seguridad not found

- Pero ¿cómo se toma una decisión? - me pregunta mi hermana.
- No entiendo..., ¿cómo que "cómo"?
- Claro..., ¿cómo una está segura?
- ¡Jajajaja! ¡Ah! ¿Vos querías seguridades? Te voy a dar una noticia, aprovechame que estoy sabia hoy, ¿estás sentada?
- Estúpida.
- Bueno, la noticia, qué digo noticia, el notición es el siguiente: jamás estás segura.
- ¿Cómo que no?
- No.
- Pero y si después me doy cuenta que me equivoqué...
- Ajo y agua.
- ¡Ah, no, así no!
- Y bueno, pero es así. Tomás una decisión y después podés decir: "uy, mirá, menos mal que decidí tal o cual cosa" o bien "me mandé el cagadón del siglo", pero en el mientras tanto no hay garantías.
- Pero..., ¡así no se puede vivir!
- De hecho sí.
- ¿Cómo?
- Así, mirá, como hasta ahora.
- Bueno, quizás por eso yo espero señales...
- ¿Señales? ¿Qué tipo de señales? ¿De esas donde un coro de ángeles canta "ahhhh" y te alumbra una luz particularmente cálida y todo lo demás se desenfoca? Eso pasa en las películas, gorda.
- ¡Qué tarada! ¡Señales! Como cuando no lo quiero ver más al otro idiota y de repente veo su auto por todos lados, leo su nombre en todas partes y seguro que me lo cruzo.
- ¡Pero eso no es una señal, gorda! Eso es porque estás atenta a su auto, atenta a su nombre y porque frecuentan el mismo círculo, es obvio que te lo vas a cruzar, si eso es una señal es una de las berreta, sabelo.
- Bueno, yo busco señales.
- No, vos buscás excusas. Te voy a dar otro notición: las señales no existen, lo que existe es el azar y si vos tentás al azar cruzándote con un boludo que vive a media cuadra... y... fija que te lo cruzás alguna vez.
- Bueno, vos porque te las buscás lejos.
- Lejos y sin gente en común, corrés menos riesgos de encontrarte de sopetón con quien no querés encontrarte en la panadería, por ejemplo. Igual no hablamos de eso, hablamos de seguridades, vos las buscás y no existen. Te entiendo ¿eh? Yo también las busco, pero no tan, che fueron.
- Sí, ya sé, ¿pero por qué una las busca si sabe que no existen?
- Porque nos tragamos toda la mierda de Hollywood, Disney y unos cuantos pelotudos más, el final feliz y comieron perdices y toda la bola. ¡Qué sé yo por qué! 
- ¿Y cómo se vive? Hay que empastillarse...
- O hacer diez años de terapia, como yo, jajajaja!

Read more...

viernes, octubre 11, 2013

Entrada asegurada

Ayer, y además de las tres niñas que ya viven con nosotras, tuvimos a cuatro vecinitas más que vinieron a jugar (y cuando digo "jugar" me refiero a desparramar cuanto juguete exista por toda la casa).
Mi paciencia (que es, de por sí, escasa) fue puesta a prueba. No sé si pasé o no, pero, en lo que a mi respecta, me gané la entrada al paraíso.
Y a Narnia.
Y a Neverland.
Y a Wonderland.
Y al Callejón Diagon.

Read more...

jueves, octubre 10, 2013

Por decreto

La convivencia siempre es difícil y cuando es con niños hay toda una serie de cambios que no me voy a poner a explicar acá (no ahora, al menos).
Sin embargo la más grande novedad es la siguiente: mi ropa está planchada.
Y a la mierda la teoría de "puesto se plancha". No hay tutía, se plancha todo y listo. Así, por decreto.

Read more...

domingo, octubre 06, 2013

Prohibido

Porque estimamos más la paz que la razón, en casa no se habla de estos temas (al menos en el almuerzo o la cena):

- Futbol (ella es de Independiente -pobre- y yo de la gloriosa Academia).
- Política (ella es anti K y yo ultra K).
- Religión (ninguna cree en dios alguno, pero como yo pisé una iglesia hace relativamente poco, ella dice que no tengo derecho a decir ni "mu").

Estamos pensando en hacer un cartel que avise a los amigos. Uno que se vea desde la puerta nomás porque el que avisa no traiciona.

Read more...

miércoles, octubre 02, 2013

Porque lloran las niñas

- Porque les dijimos que no pueden ir a comer solas al living.
- Porque se cayó el encendedor (lo tiró ella).
- Porque les dijimos que la mayonesa no es postre.
- Porque señala algo que quiere y cuando la acercás para que lo agarre (porque no le entendemos) no sabe lo que quería.
- Porque afuera está oscuro y está el sapo Pepe (que le encanta).
- Porque les dijimos que había que ir a dormir cuando estaban bostezando y se les cerraban los ojos.
- Porque les dijimos que los peces no comen galletitas.
- Porque terminó la canción de Pepe.
- Porque les dijimos que no les podíamos poner jugo en el vaso (que estaba lleno).
- Porque les dijimos que no nos gusta que le pegue a la hermana.

Read more...

sábado, septiembre 28, 2013

Números

1 viaje en tren, 1 accidente, 30 minutos caminando por el diome de las vías bajo la lluvia y bajo el frío. Resultado: 40 grados de fiebre durante cinco días.
2 nenas menores de 3 años, con fiebre ambas, tos, mocos, dolor de garganta. Resultado: dos mujeres al borde de un ataque de nervios y sin dormir durante cinco días (yo, ella durmió menos aún).
Esos son los números de estas dos semanas.

Read more...

domingo, septiembre 15, 2013

Sana sana

- Cabi -esa es Tata llamándome.
- ¿Qué, mi vida?
- ¿Vamo a saltar?
- No puedo, mi amor, me duele el pie.
- ¿Te buele el pie?
- Sí.
- ¿Musho?
- Sí.
Se agacha, con la manito me hace mimos en el pie y dice:
- Sana sana coita de rana, sino sana hoy sanará manana. Ya ta, no te buele nuca má.

Read more...

Diferentes


Para Germán: Dos personajes de Snoopy, Charly Brown y Sally (el diálogo, por supuesto, no es original). En el primer cuadro se ve a Sally parada detrás de Charly Brown que está con la cabeza gacha, Sally le dice "No podemos estar juntos, somos diferentes" y Charly Brown contesta "Claro que podemos". En el segundo cuadro Sally pregunta "por qué" mientras Charly Brown la mira. Y en el tercer cuadro Charly Brown, otra vez con la cabeza gacha le responde "Porque no se completa un rompecabezas con piezas iguales".

Read more...

¬¬

- Te amo - me dice.
- ¿Sí? ¿Por qué?
- Porque cocinás rico.
- ¬¬ [para el que no lo ve, alias Germán, este signo son ojitos de tiburón que es algo así como el ceño fruncido]
- Y por el sexo, claro.
- ¬¬ [más ojitos de tiburón]
- Y porque sos linda.
- ¡¬¬! [ojitos de tiburón con énfasis]
- ¿Qué?
- Unas razones del orto, digamos...
- Unas muy buenas razones. ¡La de pavadas que te habrán dicho! Yo, al menos, soy sincera.
- ¡¡¡¬¬!!! [ojitos de tiburón a la enésima potencia]

Read more...

viernes, septiembre 13, 2013

Simplemente Ellen


Para Germán: Una foto de Ellen Degeneres con la frase de su autoría: Preguntar quién es el "hombre" o quién es la "mujer" en una relación de personas del mismo sexo, es como preguntar quién es el tenedor en unos palillos chinos.

Visto en Cuánta Razón.

Read more...

Malas las dos

- ¿Qué le compro al nene para el día del niño? - le pregunto a mi hermana hace un par de días (los suficientes como para que fuera "antes" del día del niño, obvio).
- Quiere una pistola que vio en la juguetearía - me avisa.
- No soy muy propensa a comprarle armas de juguete a ningún niño. Yo prefiero un ludo-matic, pero estimo que vos no vas a jugar con el nene.
- No - responde con toda la sinceridad de la que es capaz, que es mucha.
- Mala.
- Jugá vos.
- Sí, yo juego, pero no lo dejo ganar.
- Mala.
- No, mala no, justa. No va a ganar toda la vida, y si lo dejo ganar después se cree que todo es así de fácil. Vos le armabas los transformers y ahora no tiene paciencia para armar nada. Yo quiero regalarle un rompecabezas, pero lo más probable es que me lo tire por, justamente, la cabeza...
- O lo termine armando yo - aclara.
- Claro, o lo termines armando vos, y así no va.
- Sí, yo pedí, hace unos años, que no le compraran más transformers porque cada vez que quería cambiarlo de auto a robot me pedía que se lo armara y estaba re podrida.
- Cagate toda. Si le hubieras enseñado a armarlo nos ahorrábamos un problema ahora. Mala madre.
- Mala tía, le hubieras enseñado vos.
- Bueno, malas las dos. No le compro la pistola un soto. Sale ludo-matic.

Read more...

miércoles, septiembre 11, 2013

Tarta

Ella dice que quiere que postee acá que se me quemó la tarta porque yo me las doy de gran cocinera. Ella hace hincapié en que quiere que aclare que se me quemó una simple tarta de jamón y queso y no un lomo strogonoff.
Lo que no dice es que estuve veinte minutos diciéndole: "mi amor, apagá la compu que ya está lista la comida" y terminé con un: "quiero esa computadora apagada en dos segundos a partir de este momento".
Eso.

Read more...

martes, septiembre 03, 2013

11 palabras...

... intraducibles.

WALDEINSAMKEIT
(alemán)
La sensación de estar solo en el bosque.

CUALACINO
(italiano)
La marca que deja una copa sobre la mesa.

IKTSUARPOK
(inuit)
El sentimiento de anticipación que te lleva a asomarte para ver si viene alguien.

KOMOREBI
(japonés)
La luz que se filtra a través de las hojas de los árboles.

POCHEMUCHKA
(ruso)
Una persona que hace muchas preguntas.

SOBREMESA
(español)
Tiempo después de comer que se emplea para charlar con quienes se ha compartido la comida.

JAYUS
(indonesio)
Broma tan mala o carente de sentido de la que sólo se ríe por cortesía.

PANAPOO
(hawaiano)
Gesto de rascarse la cabeza cuando se intenta recordar algo.

DÉPAYSEMENT
(francés)
Sentimiento de estar lejos del país natal.

MANGATA
(sueco)
El "camino" de luz que refleja la luna sobre el mar.

(Visto en Cuanta Razón)

Read more...

martes, agosto 27, 2013

Sabines

Porque la medida es la piedra angular del conocimiento y, sobre todo, porque ella es una rompebolas importante, cada vez que digo "te amo" pregunta "¿cuánto?".
Por supuesto yo me despacho con una serie de lugares comunes del tipo "hasta el infinito y más allá" o, el nuevo "hasta el cielo ida y vuelta en caracol" y voy probando diferentes cantidades hasta que la pego con una que la satisface.
Esta semana, por mensaje de texto, vuelvo a decirlo y vuelve a preguntar "¿cuánto?" y me dije que esta es la mía. Contesto "hasta el fondo de todos los abismos, hasta el último vuelo de la última ala" y espero. Responde "cuando la carne toda no sea carne, ni el alma sea alma".
Y me caga, claro.

Read more...

jueves, agosto 22, 2013

La vieja Emilia

La vieja Emilia es una cliente que siempre viene a comprar dos (2) empanadas. Habla hasta por los codos, yo, personalmente, no me la banco, siempre me peleo con mi hermana para ver quién la atiende, a veces gano y a veces pierdo.
Hace un par de semanas ocurrió lo siguiente: Vino un viernes por la mañana y encargó un pollo al spiedo para las ocho de la noche. A las ocho, por supuesto, su pollo estaba listo, pero a las ocho no vino, a las ocho y media tampoco ni a las nueve. A las diez lo vendí. A las once cerré. La vieja Emilia jamás vino.
Al día siguiente cae como a las diez y media de la mañana.
- Buen día -dice la vieja.
- Buen día, no vino a buscar su pedido ayer -le recuerdo.
- Sí, me olvidé, lo vengo a buscar ahora.
- Ahora no hay ninguno listo, van a estar listos para las doce y media o una.
- Pero yo quiero el que pedí ayer.
- El que pidió ayer, Emilia, cuando usted no vino a buscarlo lo vendí.
- ¡Qué mal! ¡No confían en mi palabra! ¡Si yo digo que vengo, es que vengo!
- Pero de hecho usted no vino.
- ¡Porque me olvidé!
- Bueno, eso lo sabe usted, yo lo único que supe ayer era que usted no vino, en mi imaginario podía haberse olvidado o muerto, para el caso era lo mismo.
- ¡Pero tanto querés vender!
- Señora, usted hizo un pedido, yo lo tuve listo para la hora en que lo pidió, dos horas después asumí que no vendría por las razones que fueran y que no pueden importarme menos, tenía un cliente esperando, un cliente que sí estaba acá.
- Pero tenés que confiar en mí, vine ahora a buscarlo...
- Señora, vino un día después, yo no guardo pollos de un día para el otro. Si quiere uno ahora, se lo reservo y lo vuelve a buscar a la una de la tarde.
- No, quiero el que pedí ayer. No confían en mí.
- Yo confío, pero lo cierto es que usted no vino, no estaba ayer acá, así que, en este punto, no quisiera parecer grosera, pero a la confianza le di un mejor destino.
Obvio que la vieja no vino más a comprar sus dos (2) empanadas diarias.

Read more...

domingo, agosto 11, 2013

Emma

Ayer vi un labrador chocolate en la esquina de mi negocio.
Salí casi corriendo (todo lo corriendo que me permite mi bota walker, al menos) para ver si era Emma.
Y no, no era.
Y me quedó como un granito de arena metido en el corazoncito.
Extraño a Emma. Extraño que venga a recibirme moviendo la cola y saltando, que me traiga la pelota para que se la tire doscientas tres millones de veces, que la tenga que correr por todo el patio para aplicarle una vacuna, que se siente educadamente para comer, que persiga a las gallinas, que ladee la cabeza cuando la reto, que me robe algo y salga corriendo.
Hace casi un año que algún hijo de puta se la llevó de mi casa y me descubro buscándola en todas partes, no saqué los carteles de recompensa, me paro ante cada labrador chocolate que encuentro.
Extraño a mi perra.
Que no era mía, es claro.
Yo era de ella.

Read more...

sábado, agosto 10, 2013

De cuando Potter se resignifica

Harry Potter significó durante gran parte de mi vida un consuelo, un refugio, un lugar al que podía regresar cada vez que la tristeza o la desesperación me tapaban hasta la cabeza, o metía la pata hasta el caracú, o la metáfora que quieran, ya hablé suficiente de Potter en este blog como para que entiendan sin tener que dar demasiadas explicaciones. 
Nunca entendí muy bien por qué Harry representaba eso para mí, tampoco es que me lo haya preguntado tanto, simplemente funcionaba y una no se cuestiona las cosas que funcionan (aunque debería, está claro).
Cuando el malhumor me gana, como ahora, o bien duermo o bien me distraigo con algo para no matar a nadie. No podía dormir porque tenía que trabajar y eso, en un punto, me distrajo, pero a la hora de la siesta agarré a Potter y leí unas cuantas páginas a ver si, al menos, me distraía un poco.
Siempre leí a Harry con placer, pero también siempre lo leí buscando refugio. Hoy, sin embargo, lo leí sólo por placer puro y, para mi sorpresa, ya no necesité el bálsamo Potter.
No sé si es porque no estoy triste sino más bien todo lo contrario, o si porque resignifiqué a Harry, pero el punto es que hoy, por primera vez en unos cuantos años, fue sólo placer.
Creo saber (sí, recién ahora, soy de efecto tardío) de dónde venía la búsqueda de refugio en sus libros. Ya no es necesaria esa búsqueda y por eso, sólo por eso, es que este post me encuentra sonriendo.

Read more...

domingo, agosto 04, 2013

Humor físico y nerd

Universidad, hace un par de meses. Yamil, Ale y yo salimos de la biblioteca y nos dirigimos al buffet a recargar energías. En la puerta está Gregorio (que no se llama así, se llama Carlos, pero le decimos Gregorio).
- ¡Hey! ¡Hay una alteración en la gravedad! De repente todos vienen hacia mi... -dice Gregorio (estudiante, también, de matemática e ingeniería).
- Porque vos tenés más masa -responde Ale.

Read more...

viernes, agosto 02, 2013

Culpa al cubo

Vivo en un barrio de casas bajas, calles de tierra, poca iluminación y mucho terreno al dope. Detrás de mi casa, de hecho, hay un gran campo con pastos que llegan hasta la cintura. Por supuesto, en este lugar pululan una gran cantidad de alimañas de diferentes tamaños. ¿O por qué creen que tenemos tantos gatos? Sí, ok, porque nos gustan, pero además porque mantienen a las alimañas lejos de casa.
O eso me hubiera gustado. 
Mi gata, la Pelu, está grande, gorda y vaga. Encontré en mi casa rastros de una alimaña, del tipo roedor pequeño. Laucha, para ser más exactas. Que me encantan, pero me encanta más que no vivan en mi casa. Así que fui y compré el dichoso veneno, leí las instrucciones y casi no lo pongo cuando leí "proporciona una muerte lenta por hemorragias internas". Si esta aclaración era para que la gente compre, conmigo no funciona, les aviso. Igual lo puse porque, bueno, porque no quiero alimañas en mi casa, pero con culpita porque me gustan mucho los roedores.
Hoy, viernes, catorce horas y llego del negocio. En mi almohada, acomodadita, estaba una lauchita mínima. La miré y me miró, ni asomó moverse.
- ¿Qué hacés acá? -le pregunté, pero, claro, no respondió. Respiraba agitada y ahí me di cuenta que no estaba bien. Me acerqué, agarré una bufanda de lana y la envolví en ella, la levanté, le hice un mimo detrás de las orejas y le dije:
- Te comiste el veneno, tonta.
Se quedó quietita, se arrellanó en la bufanda y esperó. Yo esperé con ella haciéndole mimos. La enterré en el jardín de casa. Odio tener que hacer estas cosas.
Y sí, tranquilos, después saqué todas las frazadas y acolchados afuera, cambié las sábanas, rocié todo con lisoform y limpié mi casa íntegra.

Read more...

domingo, julio 28, 2013

Viejas narnianas

Llega mi hermano con cara de sueño al local. Son las ocho de la noche.
- Las viejas esas no me dejaron dormir - dice mientras bosteza.
- ¿Qué viejas? - pregunto.
- Las amigas de mamá. Estaba jugando al bingo y gritaban ¡Bingoooo!, como si acabaran de ganar el loto.
- Bueno, se emocionaron...
- No. Gritaban como si gritaran - y hace el ademán de llevar una espada en alto - ¡Por Narniaaaaa!!!

Read more...

Las cosas como son

Por culpa de la literatura, las novelas de las cuatro, Hollywood y unas cuantas canciones pedorras, nos creemos que el amor "todo lo puede". Y así vamos por la vida tratándolo como a Terminator, lo exponemos a prueba tras prueba, lo llenamos de misiones suicidas y, para más inri, le exigimos que salga exitoso de todas ellas. Y si, por alguna de esas cuestiones desafortunadas que nos suceden diariamente, no tiene el éxito deseado, entonces lo denigramos al no-amor y decimos "no era amor si no pudo soportar este pequeño traspié".
Claro que el pequeño "traspié" era grande como el Cañón del Colorado sobrevolado por brujas de las feas y dragones de los malos, pero bueno, ese es tema de otro post.
Mentira que todo lo puede. No tiene chaleco antibalas, no respira bajo el agua, si lo dejo caer se rompe y si lo golpeo lo más probable es que sangre y la palme.
Mentira que sólo porque amamos conseguimos todo lo que nos proponemos, si lo conseguimos fue por otras cuestiones que nada tienen que ver con el amor sino más bien con la confianza, la constancia, el interés y la honestidad. Mintió Bernárdez cuando dijo "porque el amor que vence al tiempo no puede estar sino a cubierto del espacio", que suena re lindo re lindo en la teoría, pero en la práctica hace agua por todos lados.  Mentirísima que si hay amor, el resto viene acompañando, sea lo que sea ese "resto". Falso testimonio levantó aquel que prometió por primera vez "en nombre del amor" tal o cual cosa. En nombre del amor un soto.
El amor es una cosa frágil que hay que cuidar y que, a veces, muere.
Y otras...
... resucita.

Read more...

miércoles, julio 24, 2013

Una parte no hace al todo

- ¿Vos viste el color que tiene eso? - Esa soy yo mostrándole a ella mi pie izquierdo recientemente esguinzado.
- Sí, horrible.
- ¡Está muertito! ¡Tiene el color de los zombies!
- Sí, después te lo van a cortar, lo vamos a enterrar y le vamos a llevar florcitas al cementerio.
- ¿Para qué?
- ¿Cómo para qué? ¡Es una parte tuya!
- ¡Era! 
- ¡Es! ¡Es tu pie, Gabriela!
- No. Era. Una vez que me lo cortan ya no es más mi pie. Era una parte mía en tanto y en cuanto estuviera conectada al resto de mí, una vez fuera, es un pie cualquiera. Es como mis ex, mientras estuvieron conmigo fueron "mis" mujeres, una vez que ya no estuvieron más se convirtieron en "una" mujer (con excepciones, por supuesto).
- Qué feo lo que estás diciendo..., la comparación es horrible.
- Bueno, sí, pero no voy a estar enterrando un cacho de mí como si eso fuera yo.

Para Germán: Foto de mi pie izquierdo post esquinzada. Hinchado como una empanada y moreteado por todos lados, tiene el color de los zombies, te juro.

Read more...

domingo, julio 21, 2013

Femme

- Me voy a hacer hetero... -dice Vero.
- Y yo me cago de risa tres años seguidos - respondo.
- Tengo una femme adentro... - continúa.
- Adentro de una caja y encerrada en el sótano, único lugar donde podés tener una femme - respondo.

Read more...

sábado, julio 20, 2013

Bombonazo

- Ma, ¿cuándo es agosto? - Ese es mi sobri preguntando a su madre por el día del niño.
- En un par de días.
- ¿Y qué me vas a regalar? 
- Lo mismo que me regalaste vos a mí para el día de la madre.
[Mi sobri le regaló a su madre un dibujito]
- Ah..., no, no vale, yo no tenía plata para comprarte un regalo.
- Ah, no sé...
- Pero...
- Yo te voy a regalar un dibujito hecho con todo mi amor.
- Bueno, está bien.

Por supuesto que la madre es una yegua. Por supuesto también que le vamos a comparar lo que él quiere, que son unos botines que vio en un negocio. Y por supuesto que mi sobri es un bombonazo.

Read more...

viernes, julio 19, 2013

A veces

"Los monstruos son reales, los fantasmas también son reales...
Viven dentro de nosotros y, a veces, ganan."


Stephen King

Read more...

jueves, julio 18, 2013

Automimo

Me desperté temprano. Odio despertarme temprano cuando sé que puedo dormir un par de horas más.
Abro un ojo, miro el celular que duerme en la almohada vacía al lado mío y veo 8:23 hs. ¿Por qué, por el amor de Buddha, tengo que despertarme a esta hora?
Me doy vuelta, me tapo hasta la cabeza e intento seguir durmiendo, pero no, no hay caso, no puedo. Me siento en la cama y agarro el libro que estoy releyendo por vigésimo quinta vez. En la escena en la que Harry le dice a Lord Voldemort "Ya veo que todavía no lo has entendido, Riddle..." me hace ruido la panza y me decido a desayunar, pero no me quiero levantar, no, señor, no es hora de levantarse.
Así que hago acopio de toda mi voluntad (que no es mucha), arrastro mi cuerpo hacia la cocina, pongo el agua para el mate, un par de fetas de pan en la tostadora, armo una bandeja y vuelvo a la cama.
Es la primera vez en casi treinta y siete años que desayuno en la cama sola. 
Bienvenido un nuevo mimo.

Read more...

miércoles, julio 17, 2013

Campaña Nacional

Para Germán: Es un afiche que hizo Vero solicitando la restitución de unos dibujitos que separaban cada post en la plantilla anterior de mi blog, dice "Campaña Nacional por la restitución inmediata de los separadores de post de Dominik Felber. Sumate"

Read more...

Evolucionista

"El miedo a las alturas es ilógico. El miedo a caer, por otro lado, es prudente y evolucionista".


Dr.Sheldon Cooper.

Read more...

Se busca

Vivo o Muerto
(pero mejor muerto)

Responde al nombre de "Pepe", no tiene cola y es de color verde y, lo más característico, lo único que hace es saltar. Pago en dólares, euros, pesos o patacones. La suma que elijan. Exijo pruebas contundentes de su deceso para hacer efectivo el pago.



Para Germán: El Sapo Pepe, un bicho verde con bordes redondeados y medianamente parecido a un sapo que pululó por el ámbito infantil hace un par de años con canciones in-su-fri-bles y que, cual virus, se reproduce en youtube de manera indiscriminada.

Read more...

sábado, julio 13, 2013

#tortasintelectuales

Dicho en un mail:

"¿Y si nos pedimos una sala, Aguirre? Algo así como una sala de tortas Inte(lectuales).
¡Una sala para que puedas poner todos tus bans ortográficos!

.ban aprenda a conjuntar el imperfecto del subjuntivo y regrese."

Por supuesto, en esa sala, somos tres: ella, yo, y una que se confundió de lugar...

Read more...

Friki

Voy a la peluquería porque necesito sacarme el gato enojado que tengo en la cabeza, pero no tiene turno así que decido volver a la tarde. Sin embargo, y como negocio aparte, la señora peluquera vende ropa así que miro un poco y le digo que me gusta un buzo que tiene el símbolo del Capitán América.
- Pero este es de hombre... - me advierte.
- No importa, me gusta, además..., ¿vos me ves muy femenina?
- Eh...
Y, claro, no dijo nada.
Habemus buzo friki.

Read more...

En serio, aprendan a sumar.

- ¿Tenés papas fritas?
- Sí.
- ¿Cuánto sale la porción?
- Diez pesos.
- ¿Y dos cuánto sería?
- Treinta y cuatro con veinte.
- No..., en serio.
- ¡Ah! ¿Vos preguntabas en serio? Entonces la respuesta es veinte pesos.


Esto me pasa una vez al día, por lo menos.

Read more...

jueves, julio 11, 2013

Juego de Tronos

Para Germán: Una mesa con todos los libros de la saga "Juego de Tronos" y, a su lado, un libro titulado "All my friends are dead" es decir "todos mis amigos están muertos", que es como, tememos, terminarán todos los personajes de la saga.

Read more...

(0,0,0,0)

"Este es mi sitio. En este mundo siempre cambiante es el único punto de referencia. Si mi vida se expresara como una función en un sistema tetradimensional de coordenadas cartesianas, este sitio, en el momento que yo lo encontré, sería el (0,0,0,0)."


Dr.Sheldon Cooper.

Read more...

domingo, julio 07, 2013

Y, sin embargo...

De todas las situaciones imposibles que podría haber imaginado jamás, esta era la más imposible de todas. Sí, ya sé que la palabra imposible es absoluta y no admite un superlativo. A ver, reformulo:
De todas las situaciones improbables que imaginé alguna vez, esta era la más improbable de todas.
Y, sin embargo...

Read more...

miércoles, julio 03, 2013

"Colonvia"... por el amor de buddha...

Para muestra basta y sobra un botón, dicen por ahí. Acá les dejo alguna de las idioteces que leo a diario:

- Yo soy morena ,inteligente ,interesante y femenina.
[Y humilde, claro. Esta podría ser yo perfectamente, jajajaja!]

- alguna mujer madura sincera.
[O madura, o sincera, sólo puede pedir una cosa, elija]

- me gustaría conocer una linda chica para entablar una linda amistad ya que en el amor me ha ido muy mal envíen privados solo chicas por favor.
[Y no aprendés, eh?]

- soy lesbi ,m gustan las mujeres.
[Entonces estás en la sala correcta: ¡congratulation!]

-  hola soy masculina y esbuscdo algo sero0 y estable en colonvia.
[¿Colonvia, colonvia hija de p... ¿Ni el nombre de tu país sabés]

- mi hermana dejo el cha abierto.
[Tus padres la van a matar]

- alguien para conbersar no sexo.
[Y no conversación tampoco]

Para los horrores de ortografía estoy pidiendo un ban ("ban" es el comando de expulsión) que diga "consulte el diccionario y vuelva" o "la próxima vez que escriba hola sin hache será ajusticiada".


(temo que para Germán esto va a ser un poco difícil de leer, pero quería poner las frases exactamente igual a cómo las leí en el chat, te sugiero, Ger, que le pidas al gallego que te deletree algunas palabras, como "colonvia" o "conbersar")

Read more...

Verbos irregulares

Ella tiene dos años y medio y está sentada en mis piernas mientras leemos un libro de Peter Pan. Le interesan más los dibujos, así que vamos pasando las hojas.
- ¿Y este quién es? -le pregunto señalando uno de los dibujos.
- ¡Peter!
- ¡Sí! ¿Y qué está haciendo Peter?
- Ta volando.
- ¡Muy bien! ¿Y los nenes?
- Los nenes no volan.

Amamos las conjugaciones verbales infantiles. Desterremos los verbos irregulares now.

Read more...

domingo, junio 30, 2013

Chat

Por esas cosas de la vida, sobre todo por aburrimiento, modero desde hace algunos días un chat lésbico. Ya solicité una provisión nueva de neuronas para que reemplace las que se suicidaron en masa el día que leí "avlamos" en la sala.
Abro ahora una etiqueta nueva para contar las barbaridades que yo leo diariamente, por ejemplo, la siguiente:

usuaria: - Alguna chica de Mierda?
moderadora: - Modere su lenguaje, por favor.
usuaria: - Alguna chica de Merida?

Read more...

jueves, junio 27, 2013

Sorpresa

En general yo no reviso las cuentas de correo porque de eso se encarga mi teléfono, me baja los mails, los leo, los respondo si corresponde y listo. Pero hace un par de días se murió. El teléfono, digo. Y tuve que recordar de nuevo las contraseñas y entrar a los correos a los que hacía bastante no entraba. Entre ellos uno que no uso hace dos mil quinientos años.
Bandeja de entrada: 24 correos. Está bien porque a ese no me escribe nadie, voy borrando spam y otras huevadas cuando veo un nombre y casi me caigo de la silla en la que estaba sentada.
Voy al extremo derecho de mi computadora y me fijo la fecha, no sea cosa que haya retrocedido en el tiempo y yo tan campante pudiendo hacer estragos, pero no, era el año 2013 nomás.
Abro. Leo. Sonrío. Luego no sonrío más. ¿Qué hago? ¿Respondo?
Si el teléfono no se hubiera muerto, si yo no hubiese recordado la contraseña, si en mi afán obsesivo no hubiese revisado la carpeta de spam... Demasiado, corresponde que responda porque fue mucho lo que tuvo que pasar para que leyera este mensaje.
Respondo. Responden. Todavía no sé qué pensar.

Read more...

miércoles, junio 19, 2013

Cerrar los ojos

Si pienso en ella, y pienso en ella muy a menudo, lo primero que recuerdo son sus ojos. Es como una foto, un extracto de una foto. Veo no sólo el exacto color y la exacta forma, sino también la intensidad, la profundidad que tenía su mirada. 
Cuando ella me miraba, era como sumergirse en un abismo, como caer y seguir cayendo y no terminar de caer nunca. Empezábamos una de esas charlas de pensamiento gallináceo que comenzaban con la vida ordenada de las hormigas y terminaban en la utilidad de los planes sociales, sin saber cómo es que llegabamos de allí hasta aquí. En esos momentos, sus ojos, su cara toda, pasaban por un sinfín de estados: fruncía el ceño cuando no estaba de acuerdo con alguna afirmación mía, levantaba las cejas cuando reconocía una idea propia en mi discurso, entornaba levemente los ojos cuando el tema la estimulaba. A veces, y sin que exista un motivo en particular, me interrumpía y me plantaba un sonoro beso, después, y con una risa reprimida preguntaba "¿en dónde estábamos?" y seguíamos con los planes sociales para pasar a la poesía de Salinas sin saber cómo es que llegábamos de allí a aquí otra vez.
Sus mirada hablaba tan intensamente como su boca. Yo sé que se puede leer el rostro de otra persona sin mirarla a los ojos, pero cuando nos mirábamos, cuando nuestros ojos se encontraban no sólo sabía cómo se sentía ella con lo que estábamos hablando, sino que ella sabía que yo lo sabía.
Si pienso en ella, decía, lo primero que recuerdo son sus ojos, la comunicación en ellos y en los mios, la manera en que nos perdíamos en elucubraciones brillantes o muy bobas con el mismo ímpetu y la misma alegría. La comunicación, como saben todos, es un acto creativo, una negociación entre dos personas. Y no importa tanto que el otro entienda perfectamente lo que una diga como que también contribuya con su parte. Cada vez que hablábamos creábamos un mundo nuevo y propio. Un mundo en el que nos perdíamos sin miedo, en el que personajes de libros tenían tanta consistencia como nosotras  mismas, en donde todo era posible.
De alguna manera, sus ojos, su mirada, me hacía sentir expuesta y vulnerable. Y feliz.

Read more...

martes, junio 18, 2013

Closet invisible

... o de cómo salí de closet con mamá.

En realidad, hablar de "salir de closet" implicaría admitir que alguna vez estuve dentro, algo que no es cierto. No conozco el interior del closet, nunca estuve ahí y, quizás por eso, suelo no entender por qué tanto quilombo con decir "mamá, papá, amigos, hermanos, soy torta".
Rubenito dice que soy rara, que todos los homosexuales que él conoce tuvieron conflictos al reconocerse ante el resto menos yo. Él dice que yo me desperté un día, dije "uy, me gustan las mujeres" y pinté con aerosol la puerta de mi casa con la frase "soy torta". Que eso es lo que me hace rara. Yo le digo que en realidad no es rareza, sino desinterés por la opinión del resto.
En mi experiencia no hubo closet alguno. Un día me desperté y me dije "me gustan las mujeres". Claro que, en realidad, ese día dije "me gusta María", lugar común si los hay, no era que me gustaban todas las mujeres, no, señora, era que me gustaba ella nomás. El día que pude decirme que me gustaba una tuve que admitir que podían gustarme otras, aunque en ese momento no lo pudiera ni pensar. Yo estaba en cuasi feliz convivencia con un señor desde hacía algo así como cinco años y, bueno, como es obvio, me separé del señor en cuestión.
Pero para mí era un acontecimiento tan feliz haberme dado cuenta, que salí a decirlo como si me hubiera ganado el loto. Iba yo con mi cara de feliz cumpleaños diciendo "¡y no sabés lo que acabo de descubrir! ¡me gustan las mujeres!". Claro, como podrán imaginar, del otro lado las caras no eran de felicidad, pero siempre me chupó una fábrica de huevos lo que opinara el mundo así que no me hizo mella. En un punto no entendía las caras de desconcierto (y, a veces, de franco desagrado) del resto: si yo estaba tan feliz, ¿por qué no podían ver eso los demás?
Por otro lado, nunca tuve una relación cercana con mi madre así que no consideré avisarle ni que me había separado (se enteró al mes de que ya no conviviera con el señor en cuestión) ni las razones por las que lo había hecho. Pero resulta que un día me enfermé. Y, cuando fui al médico, el tipo no tuvo mejor idea que largarme que podía ser un tumor cancerígeno lo que tenía, con lo que me cagué toda. Yo tenía, en esa época, algo así como 22 o 23 años. Era un abseso en el canal urinario, María, que era cirujana cardiovascular (y, espero, lo sea aún, no sea cosa que la haya palmado), casi mata al médico en cuestión y me tranquilizó diciendo que era una pavada, que no me asuste. Pero la cosa era que yo estaba yendo al médico y mi madre insistió en acompañarme llevando a mi hermanito, que tendría unos dos o tres años, a cuestas.
Yo le había explicado que no se viniera a capital al pedo porque yo, ni bien salía del médico, me iba a casa de María, pero ella, tozuda como es, dijo que no importa, que iba igual.
Y ahí estábamos en la clínica los tres (Franco, mamá y yo). Salí de la consulta y madre me preguntó cómo había sido todo.
- Bien -le dije-, no te preocupes, es una pavada.
- El médico dijo que podía ser grave.
- El médico es un pelotudo, madre. María me dijo que no pasa nada.
- Pero, ¿María te revisó?
- ¡Claro!
Me miró y no dijo nada. Salimos y quiso ir a tomar un café. Le dije que no, que ya le había dicho que ni bien salía me iba a la casa de María. Franco estaba inquieto, corría, jugaba. Los acompañé a la estación del tren y Franco pregunta:
- ¿A dónde va Gabi?
- A la casa de la novia -dijo madre.
- Efectivamente -respondí.
Y así fue como madre se enteró.

Read more...

lunes, junio 17, 2013

Errores

Tendríamos unos ocho años. Ella rondaba los seis o siete.
Mi tío habia viajado a misiones de vacaciones, se enamoró, se casó y trajo a su nueva mujer a vivir a mi casa en tanto terminaba la suya. Ella era la hija de la nueva mujer de mi tío.
Nosotros la odiamos desde el primer momento. Los chicos son crueles, sí, nosotros lo éramos y los grandes no hacían demasiado por evitarlo. Por supuesto esto no nos justifica.
Vivió con nosotros algunos meses, quizás medio año, quizás más. Se sentaba en un rincón alejado y nos miraba jugar. Nunca pidió integrarse ni nosotros la invitamos. A sus espaldas (y en su cara) la llamábamos "intrusa", éramos cinco acostumbrados a hacer tandem contra el mundo y eso hicimos con ella.
Al tiempo se mudó y la vimos bastante menos. Mi viejo me preguntó un día por qué no era su amiga y yo me hice la idiota y me encogí de hombros. Él me explicó que estaba sola, que tenía amigos y primos en donde vivía, pero que ahora estaba sola, que la entendiera, que no era mala, que ella no sabía por qué no la queríamos, que le había preguntado a él.
Me hizo sentir bastante mal, la verdad. Me gustaría decir que a partir de ese momento fui amable con ella, pero lo cierto es que, si lo fui, fueron las menos. Ya, para ese entonces (yo andaba por los diez), tenía mis propios problemas y las pocas veces que nos veíamos no le daba mucha pelota.
Los años pasaron y yo me fui de mi casa. Me la crucé algunas veces más a lo largo de los años. Charlamos, me contó su vida, le conté más o menos la mía, me dijo (cuando le dije que estaba en pareja con otra mujer) que haga la mía y que no me preocupe por lo que dijera nadie. Me sorprendió su apertura (cosa rara en mi familia paterna), quedamos en seguir en contacto, pero nunca lo hicimos.
Se llamaba Rosana, siempre fue amable conmigo, falleció ayer y fui a verla. No la reconocí. Nunca le pedí perdón.

Read more...

Cigarrillos en la cama

Llevo a la cama mi café de todas las noches y los cigarrillos, ella ya está esperándome ahí medio dormida. Me acuesto, abro un libro y leo mientras tomo mi café. Ella se arrellana un poco más a mi lado y yo le acaricio la cabeza despacio como para que no se despierte del todo.
Termino el café y enciendo un cigarrillo. Abre los ojos y me mira como con enojo.
- Si te molesta, ahí tenés la puerta - le digo, pero ni asoma moverse, sólo me sigue mirando con odio.
- Es mi casa y en mi casa se fuma dónde se me cante - le sigo diciendo.
Se aleja, se da vuelta y se queda mirando hacia la pared dándome la espalda.
- Y no te hagas la ofendida que no te queda bien - le increpo, pero ella ni mu dice.
Sigo leyendo y fumando. Cada tanto vuelve la cabeza y me clava sus ojos de odio, frunce la nariz, estornuda.
- Puta madre, ni dueña de fumarme un cigarrillo en la cama soy - le digo y lo apago.
Ni bien se va el humo se acerca y me hace un mimo.
Lo único que me faltaba, que a la gata le moleste que fume.

Read more...

Música

Abel Pintos Adele Adriana Varela Aguilar Alanis Morissette Alejandro Filio Alexander Rybak Amanda Miguel Amy Winehouse Ana Belen Ana Carolina Ana Prada Andres Calamaro Ani DiFranco Anne Sofie von Otter Annie Lennox Arnel Pineda Bach BB King Beyonce Billy Taylor Bjork Brandi Carlile Bruno Mars Capital Children's Choir Carlos Varela Caro Emerald Cee Lo Green Celine Dion Celso Fonseca Chango Spasiuk Chiara Civello Concha Buika Cuarteto de Nos Cyndi Lauper Cziffra David Bowie Dick Hyman Die 12 Cellisten der Berliner Philharmoniker Eduardo Rovira Eilen Jewell Elliot Smith Elvis Costello Enrico Pieranunzi Enrique Iglesias Eugenia Leon Felix Mendelssohn Fernando e Sorocaba Fiona Apple Flores Francesca Ancarola Francisca Valenzuela Frank Sinatra Georgina Hassan Gillespi Glee Hillsong Horowitz Idina Menzel Indra Mantras Ingrid Michaelson Ismael Serrano Jacques Loussier Jane Monheit Jessie J. Jewel Jō Hisaishi Joan Manuel Serrat Joaquin Sabina John Mayer John Pizzarelli Jorge Drexler Jorge Fandermole Josh Groban Juan Carlos Baglietto Juan Quintero Julieta Venegas Kate Nash Keane Kelly Clarkson Kevin Johansen Lady Gaga Laura Simó Leonard Cohen Les Petits Chanteurs de Saint-Marc Ligia Piro Liliana Felipe Liliana Herrero Lily Allen Lisandro Aristimuño Lissie Los Vazquez Sound Lou Reed Lucie Silvas Luna Monti Madonna Marc Anthony Mariel Trimaglio Marisa Monte Mary J. Blige Matisyahu Melendi Melissa Etheridge Michael Jackson Miguel Bose Morcheeba Morelenbaum Morrissey Mstislav Rostropovich Nick Cave Nina Simone NTVG Olivia Ong Pablo Alboran Pablo Casals Paolo Fresu Paquita la del Barrio Paramore Pauline Croze Pedro Guerra Perota Chingo Phil Collins Pink PJ Harvey Prince Rachmaninoff Radiodervish Regina Spektor Ricardo Montaner Rodolfo Montironi Rosana Roxana Amed Rufus Wainwright Sanders Bohlke Sandra Mihanovich Sara Bareilles Selah Sue Sesame Street Shakira Silvio Rodriguez Siobhan Pettit Sixpence None The Richer Smash Mouth Sui Generis Sulic and Hauser Tan Bionica Tchaikovsky The Audreys The Beatles The Jolly Boys Travis U2 Valeria Lynch Vanesa Martin Violoncello Volodos Whitney Houston Wim Mertens Wisin y Yandel Zaz

El principito -al azar-

Rayuela -al azar-

  © Blogger template AutumnFall by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP   

Real Time Analytics