domingo, marzo 16, 2014

Diferencias de opinión

La conocí de manera virtual, como conozco a muchísima gente en mi vida (por no decir a la gran mayoría), ya ni recuerdo dónde ni en qué momento ni bajo qué circunstancias. Recuerdo, sí, que nos enfrascamos, esa primera vez, en una conversación sobre literatura que duró algunas horas y en la que discutimos sobre libros que, había pensado, nadie más que yo había leído.
Y acá tengo que hacer una confesión: cuando conozco a alguien, sobre todo cuando conozco a alguien de manera virtual, casi una de las primeras cosas que hago es sondear sobre gustos, específicamente sobre gustos literarios, el test de Julito y esas cosas, básicamente porque me sirve de filtro. Es cierto que el hecho de que le guste Salinas no me garantiza nada, pero es un paso, o, al menos, es lo que yo creo. El punto es que ella pasó mis filtros con soltura y me dejó regulando con algunos de sus razonamientos, algo que siempre es bueno según mi propia vara de medición.
Después de esa primera vez volvimos a "hablar" al día siguiente, y luego al otro, y, de alguna manera que no puedo identificar ahora, pasamos mucho, muchísimo tiempo frente al monitor comunicándonos la una con la otra, tendiendo puentes, primero literarios, luego musicales y luego todos los demás.
Quiero aclarar que cuando digo "hablar" no me refiero a ningún artilugio del tipo skype o cámara web o lo que sea: Texto liso y llano porque me gusta así, pero yo pensaba que podía leer en sus letras hasta el tono de su voz o la manera en que, luego descubrí, entrecerraba los ojos cuando se reía. Por supuesto que esto era una estupidez, pero yo lo creía, ella me secundaba y, después de todo, ¿quién puede discutir que no fuera así?
Pasado algún tiempo empecé a pensar que estaría bueno que nos juntáramos a tomar un café porque todo bien con la virtualidad, pero llega un momento en que se necesita de lo real, así que se lo propuse y ella aceptó.
Fui a nuestro primer encuentro nerviosa aunque quizás ese no sea un adjetivo apropiado, digamos, para evitarnos vueltas literarias innecesarias, que se acerca mucho a la ansiedad. Pensaba que por culpa de los nervios iba a decir alguna pavada para hacerme la graciosa y, obvio, quedaría en ridículo.
Fue en un bar del centro. Uno de esos chiquitos y poco iluminados, nada de Starbucks o Café Martínez o Bonafide, no, no, uno de esos que tienen olor a los años cincuenta y fotos de tangueros en blanco y negro, ahí fue.
Cuando llegué, ella ya estaba esperándome, cosa que me sorprendió porque yo suelo llegar bastante antes para tener ese privilegio, el de ver a la otra persona llegar, siempre creo que en la observación del lenguaje corporal de alguien se aprende mucho. Levantó la mano para llamar mi atención, le di un beso rápido en la mejilla, me senté frente a ella, pedí un capuchino italiano ante la mirada incrédula del mozo y empezamos a hablar. 
Nunca supe quién había comenzado, quizás fueron yo y mis nervios, quizás ella y su sonrisa, no lo sé, pero una vez que empezamos ya no pudimos parar. Hablamos de todo lo que ya habíamos hablado de manera virtual, de Julio y de Alessandro, de Neruda y de Salinas, de literatura fantástica y de ciencia ficción, de las películas que nos gustaron, de los diálogos que recordamos, de las familias, los viajes,  la música, los animales. Y mientras desplegaba todas mis armas de seducción no podía dejar de pensar en si ella era real. Linda, inteligente, sensible, dulce, ¿dónde había estado todo este tiempo? Pasaron las horas y nosotras seguíamos ahí con más café del que había tomado en toda mi vida. La tarde caía sobre Buenos Aires y yo pensaba en la mejor forma de invitarla a seguir esta conversación en mi casa y, por qué no, en mi cama.
Ya ni sé de qué estábamos hablando cuando dijo, evidentemente refiriéndose al tema en cuestión:
- El sexo no es tan importante, importan más éstas cosas, éstas que tenemos ahora vos y yo, la buena compañía, la charla, el sentir al otro como parte de una.
La miré a los ojos buscando la broma detrás, pero no, hablaba en serio.
Por supuesto me fui. Evidentemente las coincidencias literarias, musicales y fílmicas no lo son todo.

4 comentarios :

Guillermo Altayrac 16 de marzo de 2014, 19:29  

¡Diablos! ¡Faltó la guinda, faltó la guinda!

Gabriela Aguirre 17 de marzo de 2014, 14:18  

Guillermo Altayrac: Con la guinda te referís a un final más acabado?
Jajajajaja!
Puede ser...
Besos.

Guillermo Altayrac 17 de marzo de 2014, 20:06  

¡No! El final del texto está bien.
¡La guinda es el sexo!

Gabriela Aguirre 26 de marzo de 2014, 10:06  

Guillermo Altayrac: Jajaja! ¡Claro! Pero no llegamos, ya vio la opinión del orto que tenía la señorita en cuestión...
(señorita, por otro lado, completamente inventada, por si no quedó claro)
Besos!

Publicar un comentario

Bueno, llegaste hasta acá... ahora: ¡comentá!

Música

Abel Pintos Adele Adriana Varela Aguilar Alanis Morissette Alejandro Filio Alexander Rybak Amanda Miguel Amy Winehouse Ana Belen Ana Carolina Ana Prada Andres Calamaro Ani DiFranco Anne Sofie von Otter Annie Lennox Arnel Pineda Bach BB King Beyonce Billy Taylor Bjork Brandi Carlile Bruno Mars Capital Children's Choir Carlos Varela Caro Emerald Cee Lo Green Celine Dion Celso Fonseca Chango Spasiuk Chiara Civello Concha Buika Cuarteto de Nos Cyndi Lauper Cziffra David Bowie Dick Hyman Die 12 Cellisten der Berliner Philharmoniker Eduardo Rovira Eilen Jewell Elliot Smith Elvis Costello Enrico Pieranunzi Enrique Iglesias Eugenia Leon Felix Mendelssohn Fernando e Sorocaba Fiona Apple Flores Francesca Ancarola Francisca Valenzuela Frank Sinatra Georgina Hassan Gillespi Glee Hillsong Horowitz Idina Menzel Indra Mantras Ingrid Michaelson Ismael Serrano Jacques Loussier Jane Monheit Jessie J. Jewel Jō Hisaishi Joan Manuel Serrat Joaquin Sabina John Mayer John Pizzarelli Jorge Drexler Jorge Fandermole Josh Groban Juan Carlos Baglietto Juan Quintero Julieta Venegas Kate Nash Keane Kelly Clarkson Kevin Johansen Lady Gaga Laura Simó Leonard Cohen Les Petits Chanteurs de Saint-Marc Ligia Piro Liliana Felipe Liliana Herrero Lily Allen Lisandro Aristimuño Lissie Los Vazquez Sound Lou Reed Lucie Silvas Luna Monti Madonna Marc Anthony Mariel Trimaglio Marisa Monte Mary J. Blige Matisyahu Melendi Melissa Etheridge Michael Jackson Miguel Bose Morcheeba Morelenbaum Morrissey Mstislav Rostropovich Nick Cave Nina Simone NTVG Olivia Ong Pablo Alboran Pablo Casals Paolo Fresu Paquita la del Barrio Paramore Pauline Croze Pedro Guerra Perota Chingo Phil Collins Pink PJ Harvey Prince Rachmaninoff Radiodervish Regina Spektor Ricardo Montaner Rodolfo Montironi Rosana Roxana Amed Rufus Wainwright Sanders Bohlke Sandra Mihanovich Sara Bareilles Selah Sue Sesame Street Shakira Silvio Rodriguez Siobhan Pettit Sixpence None The Richer Smash Mouth Sui Generis Sulic and Hauser Tan Bionica Tchaikovsky The Audreys The Beatles The Jolly Boys Travis U2 Valeria Lynch Vanesa Martin Violoncello Volodos Whitney Houston Wim Mertens Wisin y Yandel Zaz

El principito -al azar-

Rayuela -al azar-

  © Blogger template AutumnFall by Ourblogtemplates.com 2008

Back to TOP   

Real Time Analytics